Nº1: Inclusión educativa

Fecha límite para enviar propuestas: 1 de julio

Queremos empezar la andadura de la Revista Iberoamericana de Docentes con el monográfico de Educación inclusiva. Dentro de unos años habremos recorrido muchos temas referentes a la educación, pero hemos querido que todos ellos tengan su raíz en este número dedicado a la inclusión. Hace no tantos años para una persona con movilidad reducida eran muchos los lugares básicos a los que no podía acceder. Poco a poco las administraciones van realizando rehabilitaciones y creando normativas que tratan de hacer que la ciudad sea accesible y transitable para casi todos.

Con la educación es posible que haya pasado algo similar y que muchos estudiantes por diferentes motivos, físicos o mentales, no hayan podido acceder a los servicios educativos que les hubiese gustado. Queda mucho por hacer y la investigación educativa tiene mucho que aportar para que las personas con Necesidades Educativas Especiales (NEE) puedan tener las mismas oportunidades.

Sabemos que hay mucho camino recorrido y se han llevado a cabo múltiples experiencias exitosas que la Comunidad educativa debe conocer, pero a nuestro modo de ver, la inclusión es la base de uno de los mayores problemas que tiene la educación, el fracaso escolar, y cualquier esfuerzo es poco para poder mejorar en ese sentido.

El fracaso escolar es algo más que el abandono de los estudios por determinados motivos y nunca debe ser tomado como un fracaso únicamente achacable a las personas que lo sufren. En muchos casos es un fracaso de la sociedad que no ha sabido dar respuesta a ciertos problemas, y esto en ocasiones pondrá al filo de la exclusión social a quienes no han sido capaces de poder ayudar.

Esa dicotomía inclusión-exclusión es la mirada que buscamos en este número. Mirando de esa manera podemos sentir que la situación de un estudiante que a los 12 años se ve obligado a repetir, a perder la compañía de los que han sido sus amigos desde los 6 y empezar a sentir que sus capacidades están por debajo de la de sus compañeros. Mariano Martín Gordillo en su blog MÁCULA escribía en mayo de 2017 bajo el título “Desahuciar” lo siguiente:

“Los defensores de la repetición y los talibanes del cinco hace tiempo que inventaron otra distinción: la de los alumnos que quieren y los que no. Estos últimos serían sus queridos objetores escolares. Esos adolescentes, casi niños, a los que suelen ofrecer puente de plata como si fueran enemigo que huye. Esos profesores los respetan. No se meten con ellos. Los dejan al fondo del aula para que luego pasen al fondo de la vida.

Es el desahucio tácito pero activo. El de esas juntas de evaluación final en las que no se tolera que un alumno haya abandonado una asignatura, pero en las que nadie se pregunta si no habrá sido ella (o el profesor) quien abandonó al alumno. Es el desahucio que llega a aceptar como natural que un alumno de bachillerato no titule, negándole o aplazando la posibilidad de acceder a estudios superiores, porque no alcanzó un cinco en alguna de sus dieciséis materias. Es el desahucio que quita a algunos alumnos la esperanza de conseguir lo que desean y no se preocupa por fomentar en todos el deseo de mejorar sus vidas.”

Los educadores no podemos permitir que un estudiante sea desahuciado (excluido) del sistema educativo.

Unos párrafos antes al referirse a estos actos de exclusión dice que “No parecen deliberados ni hay mucha deliberación sobre ellos. La mayoría son implícitos y tienen causas estructurales.”

Muchas innovaciones se hacen cuando nos damos cuenta de lo que determinada acción tomada como rutina tiene una alternativa que mejora la vida de las personas.

En ese sentido os invitamos a participar en este primer número de la Revista Iberoamericana de Docentes. Serán las primeras piedras de un edificio que merece la pena ser reformado para una mejor habitabilidad de sus vecinos, con las rampas adecuadas para que todos puedan superar los posibles obstáculos.

ENVÍO

  • Formulario de envío de este número
  • El Formulario de envío de experiencias educativas se encuentra enlazado en la sección Publicar y es común para todos los números de la Revista
  • Revise la documentación que aparece a continuación para llevar a cabo el envío de forma correcta